Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 serán una oportunidad única en nuestro país para vivir a flor de piel los valores del deporte en su máxima expresión, en un rango de edad fundamental para conformar las personalidades de tantos atletas y espectadores que estarán atentos alrededor del mundo. Una competencia deportiva de tal envergadura, necesita objetivamente Embajadores a la altura, tal el caso de Luis Scola, basquetbolista de la generación dorada de la Selección Argentina, la más importante en la historia de este deporte con medalla de plata mundialista y medalla de oro olímpica.

Blog Article Figure

El Comité Olímpico Internacional (COI) eligió justamente a Scola como nuevo Embajador de la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud por sus logros deportivos y su deseo de apoyar a la próxima generación de atletas en la Argentina. Scola obtuvo la medalla de oro olímpica en Atenas 2004, la medalla de bronce en Beijing 2008 y fue el abanderado de la delegación argentina en Río 2016. Desde su rol profesional siempre asumió la responsabilidad de capacitar y contar su experiencia, y fue uno de los grandes responsables del Programa TAP (Transición al Profesionalismo, encarado por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportiva ENARD), que impulsa y proyecta valores y conocimientos a deportistas jóvenes en su etapa pre profesional. 

“Los Juegos Olímpicos de la Juventud están relacionados con la sociedad, con los jóvenes, con el desarrollo de un atleta y una persona.

Yo he tenido la oportunidad de jugar en el punto competitivo más alto, como los Juegos Olímpicos y la NBA, y en los niveles más bajos, como los torneos locales, donde simplemente se juega al básquet, sin dinero, ni contratos o medallas. Los mejores recuerdos que tengo a nivel humano no están relacionados con la alta competencia. La huella que dejó en mí el deporte en los primeros años de mini básquet, las selecciones inferiores y el club, fue lo más significativo. Es importante que los chicos jueguen, se diviertan y disfruten. Nosotros, que tenemos un nivel de responsabilidad más grande, tenemos que hacer lo posible para que ellos tengan esa experiencia”, comentó el basquetbolista de 37 años. Acerca de los valores de excelencia, respeto y amistad que promueve el Movimiento Olímpico, el integrante de la Generación Dorada reconoció que “uno los incorpora a través del deporte con sus entrenadores, su equipo, las reglas, y los árbitros. El deporte en equipo, en particular, genera unos valores que después te ayudan en cualquier ámbito de la vida”.

Asimismo, Scola es miembro de la Comisión de Atletas del COI, cuya labor es representar las opiniones e intereses de los actuales y futuros deportistas olímpicos, y ya ha comenzado a colaborar con el Comité Organizador Buenos Aires 2018 en diversos eventos deportivos y culturales. En cada edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud, el COI designa Embajadores Olímpicos con el objetivo de inspirar a los jóvenes a permanecer activos. Leyendas del deporte como el jamaiquino Usain Bolt, el nadador estadounidense Michael Phelps y la garrochista rusa Yelena Isinbaeva, han apoyado esta idea, y Luis Scola se suma a la ex Leona Luciana Aymar y al futbolista Lionel Messi en su apoyo a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.