A lo largo de la temporada 2017/2018 de la Liga Argentina de Voleibol Banco Nación, UNTREF Vóley vivió situaciones internas que pusieron en jaque su continuidad en el torneo, pero fue allí cuando los #ValoresEnJuego surgieron como solución, representados en el plantel amateur de la institución. Es así que, a través de esta pieza fundamental del proyecto, UNTREF recobró fuerzas y revalidó su adhesión al programa impulsado por ACLAV.

Sin dudas, no fue la mejor temporada para UNTREF en la Liga. El equipo que empezó dirigiendo Juan Manuel Barrial, luego de constantes reveses a lo largo de la competencia, quedó al borde de no poder presentarse en sus compromisos oficiales por la salida de 7 jugadores y gran parte de su cuerpo técnico en enero, cerca del fin de la Fase Regular. Allí fue cuando los valores del deporte entraron en juego y permitieron la continuidad del equipo, que pocos días después tendría su recompensa con la consagración en la Copa Desafío, y más tarde con la confirmación de su continuidad para la temporada 2018/2019.

Blog Article Figure

Ni el más optimista habría pensado que la cantera de UNTREF tendría tanta y tan rápida incidencia en el proyecto profesional de la Universidad. Es que quienes dieron un paso al frente para completar el plantel fueron los jugadores que, paralelamente con el equipo de Liga, se desempeñan desde 2012 en las divisiones inferiores. Sin obligaciones contractuales, sin recibir dinero a cambio, sin experiencia previa, pero con un aplomo y una determinación de jugadores con varios años en sus espaldas, los chicos de UNTREF dijeron presente en el momento más difícil y cumplieron con creces.

Joaquín Turchet, Leandro Brusco, Jorge Paredes Rolón, Tomás Iturrieta, Tomás Dobniuk y Juan Manuel Mangini tuvieron la oportunidad de sumarse al plantel dirigido desde enero por Marcos Milinkovic y no defraudaron. Paredes, incluso, jugó como titular en los encuentros por Copa Argentina ante River y PSM a sus 18 años, en una más que aceptable tarea.

La inclusión de estos jugadores significó una bocanada de aire fresco no sólo para cerrar la temporada, sino también y sobre todo de cara a la continuidad del proyecto de vóley de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Ellos ya demostraron que cuentan con los valores adecuados para garantizar el progreso de cualquier institución que, como UNTREF, apunte a continuar siendo seria e inclusiva en el mediano y largo plazo: compromiso, respeto, humildad y solidaridad.